Hoy un smartphone se ha convertido en un compañero de 24 horas y no podemos vivir sin él. Jugamos, vemos videos, escuchamos música, chateamos, leemos noticias y compramos cosas. Hasta dormimos con el teléfono al lado. Pero si no tenemos un poco de cuidado el cíber crimen nos puede complicar la vida.    Hay estudios que afirman que uno de cada tres usuarios de smartphone  ha sufrido alguna forma de cíber crimen . Cuando intercambiamos información con amigos o ponemos información personal para llenar un formulario online podemos caer en una trampa. Los estafadores usan muchos métodos y trucos para apropiarse de información personal en la web. Hay 5 cosas que no cuestan mucho y que podemos pensar en hacer:   1.  Usar siempre una contraseña para acceder a tu teléfono: Si dejás tu teléfono con acceso abierto, si lo perdés o te lo roban cualquiera puede entrar, usarlo y obtener tu información.  Sí, es cierto, es un fastidio tener que poner el código cada vez que lo vas a usar, pero te da mucha seguridad.    2. No compartir el dispositivo con otras personas: En las computadoras sí es posible crear usuarios diferentes para compartirla, pero eso no se puede hacer en el teléfono. Si vas a compartir tu teléfono tendrás que dar el código. Y eso siempre significa un riesgo. 3. Cuando hagas una compra controlar que la dirección web del lugar sea segura: antes de hacer un pago por Internet fijate que la dirección de la página empiece así "https://" y no así "http://". La primera con la s es segura y los datos de tu tarjeta de crédito estarán protegidos.  4. Siempre bajá apps que sean seguras y confiables: Hay muchas apps tramposas. Antes de bajarlas buscá opiniones de usuarios que ya las hayan bajado.    5. Tener mucho cuidado cuando accedemos a redes Wi-Fi gratuitas: Si estás usando una red gratis de Wi-Fi, no es nada difícil que alguien le siga la pista a tu smartphone. Hay mucha gente que junta información en las redes gratuitas y luego las usa con propósitos comerciales. De manera que el consejo es, usá una red gratuita sólo si te resulta absolutamente indispensable.